Ayúdate a combatir los efectos psicológicos del Coronavirus .

El coronavirus ha llegado a nuestras vidas y a nuestras mentes de un día para otro para muchos de nosotros. El aislamiento que ha provocado esta enfermedad puede causar efectos emocionales dispares, desde la preocupación hasta problemas graves de salud mental. Pero seguro que muchos de nosotros sentiremos miedo, una emoción necesaria y eficiente en la mayoría de las situaciones. El problema es cuando deja de ser adaptativa y deriva en situaciones de crisis o parálisis.

No solamente vamos a sentir miedo sino, nerviosismo, ansiedad o dolencias físicas a consecuencia de la sugestión, influencia social o por no poder controlar los pensamientos negativos del aislamiento. Desde la preocupación hasta la patología existe una gran diferencia y va depender de cómo actuemos y de cómo nos enfrentemos a ella de manera individual. Conseguiremos controlar nuestros síntomas psicológicos día a día poniendo todos nuestros recursos cognitivos, habilidades y capacidades.

Es cierto que algunas personas lo tendrán más complicadas que otras dependiendo de si padecen problemas de salud mental previos o no. No obstante, todos podemos minimizar la sintomatología asociada al pánico o ansiedad como la taquicardia, palpitaciones, escalofríos, sensación de ahogo, mareo, temblores, y pensamientos negativos sobre estos síntomas como, miedo a sufrir un infarto, miedo a perder el control, miedo a volverse loco, miedo a desmayarse, miedo a morir en casos más graves.

Para anticiparse a los síntomas descritos intenta prestarles atención al tipo de pensamientos que estás teniendo e identifica todos aquellos con connotaciones negativas o que no son exagerados y evalúa hasta que punto es cierto. A continuación, dí para ti mismo “¡Basta!” y sustituye esos pensamientos por otros más objetivos que se ajusten a la realidad. Si tu creencia no es exagerada intenta utilizar la aceptación sin luchar contra ella, así no aumentarás el malestar. Tenéis que pensar que se puede tener algún momento o día más complicado y debemos normalizarlo.

El estado de alarma durará quince días o más pero la situación se restablecerá y seguiremos adelante con nuestras vidas. Va a ser una experiencia que sentiréis de manera diferente pero no tiene porque ser “traumática”. Tenemos más resiliencia y somos más fuertes de lo que pensamos.

Diferentes profesionales de la sanidad u otros ámbitos siguen trabajando para ayudarnos en nuestras necesidades, debemos colaborar y quedarse en casa. Por mi parte, si necesitáis realizar alguna pregunta o cuestión podéis hacer por la web o el facebook.

Os dejamos algunas recomendaciones para este período, además de los mencionados anteriormente:

Aceptemos la realidad.
Utilicemos métodos de respiración y relajación.
Construir rutinas en casa, horarios de dormir, trabajo, espacio de deporte y ocio.
No estar muy pendiente de las noticias o redes sociales.
Utilizar la vídeo llamada con los nuestros familiares y amigos.
Es tiempo para la creatividad y jugar con nuestros hijos, vigila sus emociones y ayudale a entender la situación de la manera más tranquila y clara.
Aprovecha para realizar aquellas tareas que normalmente no tienes tiempo.

SÉ RESPONSABLE, YO ME QUEDO EN CASA


Deja un comentario