Entre el amor y el odio no hay un paso

Terapia de pareja

¿Cómo es posible que al poco tiempo de estar casados ya están pensando en divorciarse? ¿Por qué se separan las personas cuando llevan diez años casados? ¿Qué cambios pueden hacer las personas para mejorar las relaciones? ¿Es el amor suficiente para una convivencia satisfactoria?

En el pasado la familia se basaba en el compromiso firme y duradero por el que se prometía unión para toda la vida, de echo, así era en la mayoría de los casos. La vida de una pareja atraviesa por diferentes momentos y etapas que terminan por unir más a los cónyuges o en su defecto separándose. No es tarea fácil determinar los ciclos que atraviesa una pareja, aunque de manera generalizada si podemos observar patrones frecuentes.

La primera etapa de una relación es el enamoramiento y se caracteriza por sentimientos de pasión, fantasía, deseo y esperanza. La pareja solo es consciente de las virtudes de la otra persona. Suele durar de 18 a 20 meses. En la siguiente etapa los miembros de la pareja empiezan a mostrar su autonomía e independencia, la relación no es tan pasional y la frecuencia de las relaciones sexuales disminuyen. Suele durar entre 18 meses a 3 años. Pasado este momento la pareja empieza a convivir y a compartir más tiempo juntos, comienza a manifestarse los roles y las funciones de cada uno. Suele ser a partir del 3º año.

En la cuarta etapa, la pareja empieza a despegarse del otro cónyuge realizando salidas por separado, es decir, comienzan a equilibrar sus intereses personales con los de la pareja. Es en esta fase en la que existe más riesgo de sufrir decepciones y discusiones. Suele suceder entre el 4º y 5º año. Tras esta fase se establecen ciertos compromisos: ya sea los hijos, un trabajo o cualquier plan a largo plazo en los que participan los dos.

La última etapa se conoce como la fase de acomodación. Después de mucho tiempo, la pareja debe adaptarse a cambios significativos en sus vidas. La emancipación de los hijos o una jubilación cercana suelen ser ejemplos comunes de esta etapa. Que hayas compartido media vida junto a otra persona no significa que todo este hecho. Por este motivo, las parejas deben tener un reencuentro con ellas mismas, sino se reinventan pueden acabar por separarse.

Teniendo en cuenta las fases anteriores, vivir en pareja resultar un trabajo constante que se debe cuidar. Aprendiendo nuevas formas que permitan entender a esa persona con la que estas compartiendo tu vida. Existe una frase muy conocida que dice: del amor al odio hay un paso. En realidad entre el amor y el odio existe un largo camino por el cual las personas van avanzando y encontrando algunos sentimientos de indiferencia, decepción, desilusión. Es importante atajar estas emociones y trabajar la relación poniendo énfasis en aquellos gestos o aspectos que sí son funcionales y nos hacen sentir orgullosos de nuestra pareja.

El problema principal de la mayoría de parejas suele ser de comunicación. Acudir a terapia de pareja es la solución más recomendada cuando los problemas nos desbordan.

El control de emociones ante situaciones conflictivas o desacuerdos con la pareja es fundamental para conseguir un buen entendimiento. Todas las personas experimentan las mismas emociones ante situaciones que vivimos de la misma manera. Pero la diferencia está en cómo solucionamos la situación que ha provocado esa emoción.

A nivel terapéutico es importante adquirir diferentes competencias emocionales

  • Entender y comunicar los sentimientos de la pareja.
  • Aprender a valorar las diferencias.
  • Aprender a expresar de forma asertiva.
  • Asumir las responsabilidades de manera individual.
  • Tolerar la frustración.
  • Aprender a diferenciar lo importante.

No ser consciente de estos aspectos, y de muchos otros, pueden acarrear una serie de crisis y conflictos que a medio y largo plazo tienden a romper el núcleo de pareja. Se puede desencadenar una situación de estrés que resulta difícil de sostener y que termina con una separación más o menos amistosa en el mejor de los casos. Sin embargo el problema principal suele ser de comunicación, por lo que acudir al psicólogo para hacer terapia de pareja es la solución más recomendada.


Deja un comentario