Entrevista con Revista Online

¿Qué te ha aportado tu profesión?
La psicología es una profesión muy exigente que te obliga a estar en continua formación. Todos necesitamos acudir al psicológico o al médico en algún momento de nuestras vidas. Como profesional, mejorar la salud de las personas y ver como se esfuerzan para salir de situaciones complicadas resulta muy gratificante.

¿Cuál es tu especialidad?
Me formado en psicología clínica y psicología jurídica, los dos ámbitos son esenciales para mí. He descubierto que los dos campos se complementan entre sí. La terapia se apoya combinando distintas técnicas de las dos especialidades.

Aunque nos basamos en la cognitiva-conductual por su eficacia demostrada, nuestro método es multimodal. Hacemos uso complementario de otras técnicas existentes en beneficio de los pacientes. Pensamos que es muy importante no cerrarnos a un método para ser más flexibles. Esto implica estar continuamente formándose, hecho imprescindible si pretendemos mejorar cada día.

¿A que te refieres exactamente cuándo dices que las dos disciplinas se complementan?
La psicología clínica me permite tratar diferentes trastornos psicológicos para rehabilitar al paciente. La psicología Jurídica apoya el tratamiento al permitirme identificar la afectación, y el grado de victimización que se encuentra la paciente, entre otros aspectos.

¿Algún o algunos pacientes a los que hayas ayudado de los que te sientas más orgullosa?
Cada persona es diferente a las demás y con diferentes necesidades que se deben tener en cuenta en la terapia. Recuerdo una paciente que se encontraba en una situación difícil: vino a consulta por intento de suicidio y diagnosticamos trastorno límite de la personalidad. Me cuenta que en ese momento se encuentra envuelta en un proceso judicial por abusos por parte de su marido. El trastorno fue tratado desde la psicología sanitaria y la psicología jurídica por su situación. Después de varios meses aprendió a regular sus emociones, la ansiedad y saber actuar en caso de crisis. El proceso judicial además de tener apoyo legal fue acompañada en todo momento e intervenida para evitar una victimización secundaría. Actualmente se encuentra en seguimiento y ha conseguido un cambio en su vida.

¿Te ha costado alcanzar el reconocimiento profesional?
Para ser sincera sí me ha costado, vivimos en un país que la psicología no está considerada como debería. Sin embargo, cuando el paciente se beneficia de la terapia se muestran muy agradecidos. Estoy orgullosa de mi trabajo y de mis pacientes que se esfuerzan cada día.

¿Cuándo recomiendas que se te visite?
En la mayoría de los casos los pacientes que acuden a consulta se encuentran en situaciones límites y desesperadas. Yo recomendaría acudir a un profesional antes de llegar a una situación límite ya que con el apoyo de un profesional se consigue solventar los problemas emocionales y sociales.
En general, se puede acudir al psicólogo cuando notemos que los problemas nos desbordan, cuando alguna de tus áreas no funciona bien e incluso cuando necesitamos orientación en algún momento de la vida porque no vemos salida o solución aparente.

¿Algo de la conducta humana que te fascine?
Personalmente una de las habilidades más importantes que tenemos las personas es la capacidad de adaptación. Es una habilidad que se puede mejorar trabajando todos los días pero se necesita fuerza de voluntad. Una persona con capacidad de adaptarse,(o como me gusta llamarlo a mí reinventarse, a una situación o a un periodo de su vida) es una persona funcional que sabrá como afrontar situaciones complicadas en un futuro.
Entre otros aspectos en mis sesiones trabajamos este concepto, ya que uno de mis objetivos es que adquieran las herramientas suficientes para que puedan resolver sus propios conflictos emocionales y sociales.

¿Qué le recomendarías a la gente para ser feliz?
La felicidad es un estado subjetivo; yo no hablaría de felicidad sino de funcionalidad. Las personas congruentes se encuentran satisfechas con sus vidas, es decir, que tus ideas sean coherentes con tus actos hace que seas una persona más positiva y más funcional. Personalmente pienso que la vida es una oportunidad, en nuestras manos está aprovecharla y apreciar los buenos momentos que nos brinde la vida. La familia, los amigos, los seres queridos y los detalles son momentos de felicidad que debemos saber apreciar.


Deja un comentario